Sant Jordi desde el balcón de casa

Dos años esperando a revivir Sant Jordi en todo su esplendor, y el dragón Coronavirus dejó a las princesas encerradas en casa, asomándose en las ventanas cual Rapunzel, soñando en el día que podrán volver a salir a explorar el mundo. Continúa leyendo Sant Jordi desde el balcón de casa

Al otro lado del Malecón

“Al acabar, Lansky inicia el recorrido habitual por varias de sus salas de juego. Lanza alguna que otra ficha de 10 dólares sobre el tapete del Sans Souci y después se acerca hasta su lugar preferido en el Malecón. Permanece en silencio, con la mirada fija en el horizonte. Camina hasta su suite en el hotel Nacional y, después de ducharse y entalcarse, se sienta … Continúa leyendo Al otro lado del Malecón

Nuestros recuerdos se deben transmitir por aquellos que nos conocieron en vida

– Espera, ¿qué pasó? – Ha sido olvidado. Cuando no hay nadie en el mundo de los vivos que te recuerde desapareces de este mundo. La llamamos la “Muerte Final”. – ¿A dónde fue? – Nadie lo sabe. – Pero lo conocí. – Podría recordarlo cuando regrese. – No, no funciona así. Nuestros recuerdos se deben transmitir por aquellos que nos conocieron en vida. En … Continúa leyendo Nuestros recuerdos se deben transmitir por aquellos que nos conocieron en vida

Las mujeres andinas…

  Las mujeres andinas, todavía más quechuas que mestizas, con sus tan variopintos sombreros —algunos son altos y estrechos, otros bajitos y redondos, marrones, negros o verde oscuro, con adornos de flores o cintas alrededor de la copa—, distintos entre sí según la comunidad, todas ellas perdidas en los Andes, donde los edificios no existen, se sientan encima de las mantas que desanudaron a sus … Continúa leyendo Las mujeres andinas…