Costumbrismo y verticalidad: Glòries, en eterna (re)construcción

Hace poco más de un mes, con la entrada de las fases y la posibilidad de empezar a salir a caminar en ciertos horarios, después de ver un par de atardeceres desde el paseo marítimo, cambié de dirección y me fui hasta Diagonal. Realmente es impresionante ver un espacio siempre tan transitado (coches, gente que sale de las oficinas, gente que vuelve al barrio, compradores de centro comercial, turistas perdidos…) vacío o con cuatro gatos que deambulan sin rumbo para desentumecer los músculos que llevan dos meses encerrados en casa.

A esas pocas personas las rodean edificios gigantes con poca actividad y… obras, muchas obras ahora también detenidas. No creo recordar esta zona sin un espacio en construcción: el scalextric, el ahora Museo del Diseño, los nuevos-viejos Encants, de nuevo la deconstrucción del scalextric, la creación de la zona peatonal y (¿)verde(?) que aún está en proceso, las reformas en el centro comercial…

Precisamente en este quería detenerme. Como el supermercado estaba operativo, el Centro Comercial Glòries tenía los portones abiertos y una no pudo estarse de entrar a cotillear. Realmente es curioso ver un sitio así con todo cerrado… no era como un domingo cualquiera, ya que ahí siempre hay actividad de restaurantes, cines, etc. Quizás como un 1 de enero en manga corta

Eso y la luz del atardecer me regalaron fotos bastante interesantes, pero se fueron en el móvil que me robaron unos días después. Unas semanas después, justo antes de la entrada en la Fase 2, volví y, aunque ya había algunas tiendas más abiertas, la sensación de vacío y poca normalidad era la misma (aunque las fotos no quedaron iguales…).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

En los cimientos de la antigua Hispano Olivetti

En ese paseo y esa reflexión sobre la eterna (re)construcción de Glòries, me acordé cuando descubrimos, gracias a una placa en el centro comercial, que antiguamente aquello había sido una fábrica de la empresa Hispano Olivetti. Intenté encontrar esa placa de nuevo pero no lo conseguí, aunque espero que continúe por allí en algún lugar. Quizás la gente de Barcelona de toda la vida lo tiene muy bien interiorizado, pero para una forastera como yo esas pistas sobre la historia de Barcelona siempre son interesantes.

Olivetti abrió su primera fábrica fuera de Italia en Barcelona. Era el año 1929 y se instala, como vemos en el texto del libro Cataluña bajo vigilancia: El consulado italiano y el fascio de Barcelona, de Arnau Gonzàlez, en la calle Castillejos.  El éxito fue rotundo y tan solo 11 años después adquirió un solar de 10.000 metros cuadrados en lo que hoy conocemos como la plaza de las Glòries. “En el número 866 de la Gran Via de les Corts Catalanes levantó un elegante edificio, aún en pie y actualmente integrado en el complejo comercial Glòries. En la azotea, hasta 1987 se podía leer Olivetti, donde hoy aparece el letrero de Carrefour. Lo que actualmente es la sede de Barcelona Activa, fue la guardería de los hijos de los empleados, así como los servicios de recreo y actividades deportivas”, se puede leer en este artículo de El Periódico, que remarca que en 1963 este centro ya era uno de los mayores de todo el mundo, “con 3.200 empleados que producían 600.000 unidades al año”.

Según algunos testimonios que he leído en varias páginas, Hispano Olivetti era una fábrica modélica (aunque también tuvo sus momentos, como protagonizar una de las primeras huelgas de Barcelona para reclamar mejoras salariales y laborales). Pero esto quien mejor lo explican son sus propios trabajadores en esta buenísima pieza de Betevé.

Todo fue bien hasta los años 80, cuando con el desarrollo de la informática las máquinas de escribir fueron substituidas por los primeros ordenadores. Esto afecta a la demanda y, como consecuencia, se inicia la reducción de la plantilla. La fábrica cierra en Glòries en 1987 (aunque todavía sobrevivirá algunos años más en el Vallés, pero esa es otra historia…) en plena fiebre pre-olímpica, que se aprovecha para ejecutar las primeras operaciones urbanísticas en la zona. En octubre de 1991 se dinamita la antigua fábrica (aunque, según dicen, sus cimientos eran tan resistentes que no se consiguió del todo), conservándose la estructura de algunos bloques.

Para cerrar, me robo esta curiosa escena, según explican en los comentarios, de la película “Senda Torcida”:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s