Y yo que maté un bambú

10593045_10203492038875400_6182092300771578499_nNo chicos, creo que no utilizaré esto como título de mis memorias (espero que si alguien algún día considera mi vida suficientemente interesante como para escribirla, tenga algo más bonito que poner en la portada). Pero sí sería un buen destacado para un capítulo, convertido el bambú en símbolo, cual pulserita de la suerte que solo te concede tu deseo al romperse.

Después de un año de mucho sembrar, de dudas infinitas sobre si las semillas serían las adecuadas o si una, que es bastante negada a cuidar plantas, sería capaz de sacarlas adelante… todo empieza a materializarse en un inicio de año de giros inesperados y velocidad de Fórmula 1.

Y como quien no quiere la cosa, ya estamos a finales de marzo: nuevas oportunidades, nuevos proyectos y, por encima de todo, amigos incondicionales que, a pesar de tus paranoias, siguen estando ahí para apoyarte y recordarte por qué vale la pena seguir en la lucha.

Gracias, una vez más, por ser y estar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s