Un sumiller en el bolsillo

Hace unos meses, trabajando con Clack, ideamos y producimos el vídeo promocional de Vinus Veritas, una aplicación para el móvil que facilita a los aficionados al vino saber en cada momento cuál será, de todos los que hay disponibles en la tienda o en el restaurante, el que le gustará más.

Aunque después los tiempos que requiere un vídeo de este tipo limitan mucho las imágenes y no se perciben las horas dedicadas, las repeticiones, las risas, los momentos de no sé cómo ponerme para no parecer falsa en la cámara… Fue un rodaje divertido, rodeada de buenas amigas que siempre están dispuestas a echarte un cable.

Publicamos también una noticia sobre el tema en El Periódico. Por cierto, tienen en marcha una campaña de Verkami. Si os interesa el mundo del vino, ¡no dudéis en participar!

Vinus Veritas crea una app que ayuda a escoger el vino que más gustará al consumidor

Escoger un vino no es siempre es tarea fácil, menos para los poco entendidos en la materia. “Siempre he sido un aficionado a los vinos y encontraba muy difícil escoger uno cuando estás en una tienda. Las referencias externas, como las opiniones de otros o los premios otorgados, no siempre sirven para concluir que a mí me gusta ese vino”, explica Llorenç Roselló, quien pone su conocimiento en el campo de las matemáticas aplicadas a la inteligencia artificial para dar con una solución en forma de app: Vinus Veritas.

“Mi tesis doctoral estaba dedicada a traducir a las matemáticas e impreciso lenguaje de los humanos y la medida del consenso en grupos de decisión”, recuerda Roselló, quien aprovechó esos la última parte de ese estudio a aplicar la teoría desarrollada para crear un algoritmo que actuara como sumiller humano.

“A partir de las respuestas a unas preguntas sencillas sobre los gustos del cliente, aún siendo cualitativas y probablemente muy imprecisas, ese algoritmo ayuda a decidir qué vino será el más adecuado para él”, añade el creador de Vinus Veritas.

No obstante, para hacer realidad Vinus Veritas necesitaba “rodearme de un equipo que complementara mis conocimientos y, sobre todo, que creyera en el proyecto”. Así entran en el equipo uno de los mejores sumillers del mundo, César Cánovas, que aporta su experiencia en el mundo del vino, Javier Mazaira, como programador para ocuparse de la parte más técnica, y Daniel Paladini, que se encarga de toda la parte de imagen gráfica y de conseguir una experiencia de usuario excelente.

Campaña en Verkami

Aunque actualmente el algoritmo QKRAI (Qualitative Knowledge Reasoning Algorithm) ya está funcionando, el equipo de Vinus Veritas necesita un último empujón para completar una aplicación pensada especialmente en el usuario.

Por ello, ponen en marcha una campaña en Verkami para financiar el proyecto y ofrecer a los participantes experiencias interesantes alrededor del mundo del vino como visitas guiadas a la bodega Alta Alella, cursos de catas de vino, tarjetas degustación para el restaurante Monvínic o la elección y el envío a casa del vino que más se adapte al gusto del pequeño inversor.

La app Vinus Veritas es muy fácil de utilizar por el usuario. “Solo hace falta entrar en la tienda, enfocar el vino y automáticamente recibirás una puntuación personalizada sobre el vino”, explica Roselló, quien añade que, “de la misma manera, un código QR en la carta de un restaurante permitirá al usuario escoger el vino que más se adapte a sus gustos entre todos los que ofrece el establecimiento”.

“Ponemos en el mercado una aplicación innovadora que utiliza un algoritmo de inteligencia artificial para decidir sobre la adecuación personal del vino que el consumidor tiene delante. Este algoritmo ha sido presentado con éxito en diferentes congresos internacionales y publicado en una revista científica que avala su validez”, asegura Llorenç Roselló.

Pero no solo eso, “el algoritmo solo no sabe de vinos. Aquí es donde entra el equipo y, principalmente el gran sumiller César Cánovas, para poner la experiencia y el conocimiento sobre este campo”.

Alguien predijo que llegaría un momento que las máquinas podrían hacerlo casi todo menos actuar como un humano con sus cinco sentidos. Parece que en este punto quizás iba un poco desencaminado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s