Un minuto de gloria

Las cámaras de vídeo domésticas e Internet han revolucionado el mundillo del ‘famoseo’. O mejor dicho, han facilitado a muchos conseguir ese “minuto de gloria” que tanto ansiaban. Y en el centro de todo, Youtube, que se ha convertido en algo que va mucho más allá de un simpleportal de vídeos: más de 4 millones de horas de vídeo subidas cada mes durante 2012, 46.296 clips reproducidos cada segundo y 800 millones de visitas mensuales que lo han convertido en el segundo mayor motor de búsqueda después de Google.

Una plataforma de difusión como ésta no iba a ser desaprovechada. Empresas, marcas y personalidades de todo tipo la utilizan para colgar sus vídeos y esperar que ese fenómeno denominado viralización propague su mensaje por toda la red y, en consecuencia, por todo el mundo. Algunos con más o menos fortuna y otros muchos soñando encontrar un filón como el “Gangnam Style”, la canción del rapero coreano PSY que ha sido el primero en superar el récord de las 1.000 millones de visualizaciones en Youtube y que ha colocado Corea del Sur en el mapa de destinos turísticos.

Pero sobre todo, Youtube ha dado la oportunidad al ciudadano de a pie a salir a la palestra y demostrar lo que es capaz de hacer. A veces, esas demostraciones han llevado a la fama a algunos de sus protagonistas posicionándolos como expertos o referentes en su sector. Es el caso, por ejemplo, de Isabel Llano, más conocida como isasaweis, que empezó grabándose a sí misma dando consejos para automaquillarse y colgando sus vídeos en Youtube, para ahora es la protagonista de un programa en Antena 3. O el de Xuso Jones y sus colegas que, con el único objetivo de echarse unas risas y entretener a los empleados de su McDonald’s habitual, graban un vídeo pidiendo su menú al ritmo de la música y acaban protagonizando la campaña de publicidad de ámbito nacional que la firma de comida rápida lanza para promocionar su Big Mac.

¿De verdad nos da igual hacer el ridículo ante millones de personas de todo el mundo?

Aunque no todo es de color de rosa, y hay muchos a los que les ha salido mal la jugada y han acabado siendo famosos, más que por su talento, por su mala pata. De éstas recordaba una no hace mucho un titular de El Periódico, que explicaba como una adolescente que pretendía colgar un manual sobre cómo hacerse tirabuzones, acaba haciendo uno sobre “cómo freírse el pelo”. No tengo claro el por qué lo colgó igualmente, pero la cuestión es que ya supera los 20 millones de visitas.

Casos como este último hacen que ponga en duda mi percepción de la condición humana. ¿De verdad tenemos tantas ansias de protagonismo como para colgar vídeos nuestros haciendo estupideces o metiendo la pata hasta el fondo? ¿De verdad nos da igual hacer el ridículo ante miles de millones de personas de todo el mundo? ¿Hasta dónde llegaríais vosotros por unos minutos de gloria?

Publicada en 50×7.com el 3 de septiembre de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s