En el mismo punto

Y ahí estaba otra vez. Sola. Replateandose de nuevo que camino debía tomar. Mil dudas que rondaban por su cabeza y nadie con quien compartirlas; nadie con quien hacer un café de aquellos de arreglar el mundo; nadie con quien dar paseos a ninguna parte; nadie con quien mantener conversaciones absurdas que acaban en carcajadas; nadie para acompañarte a descubrir el mundo.

Y otra vez intuye que la culpa es suya. Que de alguna manera había dejado escapar aquel tren y que ahora tocaba buscar otro pero estaba esperando en la estación equivocada. Porque en realidad tenia muchas ganas de hacer cosas, pero tenia que dejar de esperar que sonara un teléfono o llegara un mail para empezar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s