Al otro lado del Malecón

“Al acabar, Lansky inicia el recorrido habitual por varias de sus salas de juego. Lanza alguna que otra ficha de 10 dólares sobre el tapete del Sans Souci y después se acerca hasta su lugar preferido en el Malecón. Permanece en silencio, con la mirada fija en el horizonte. Camina hasta su suite en el hotel Nacional y, después de ducharse y entalcarse, se sienta en calzoncillos frente al balcón, con una botella de Pernod a mano”.

Lucky Luciano en el Malecón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s