Parte I: España es un país de piratas

España es un país de piratas. Siempre lo ha sido. Años atrás navegaban por los mares, intentando acorralar barcos con preciados cargamentos venidos de las Américas antes de desembarcar en la Bahía de Cádiz -si, ya sé que aquí se hace patente la influencia de Pérez-Reverte, pero no lo puedo evitar- y ahora se zambullen en océanos de información para conseguir de forma gratuita material por el que se debería pagar antes de disfrutarlo.

Cuando la población de un país tiene algo tan arraigado, es muy difícil cambiarlo. Ha habido varios intentos e incluso alguno que parecía empezar a dar sus frutos. Ente ellos, la discutida y polémica “Ley Sinde”, que Estados Unidos aplaudió por las medidas que incluía para combatir la piratería en Internet en nuestro país. Tanto, que el año pasado nos sacó de la “Lista 301”, informe con el que se evalúa la situación de la piratería en el mundo, y en el que España estaba incluida desde 2009.

Pero fue un espejismo. Hace unos días, en el anuncio del lanzamiento de la revisión del Informe para este 2013, la Alianza Internacional de Propiedad Intelectual (IIPA por sus siglas en inglés), pidió al Gobierno de Estados Unidos que nos incluya otra vez en ella, porque nos somos suficientemente responsables con la protección de la propiedad intelectual. Se quejan, sobretodo, que en España no se considere delito el intercambio de archivos protegidos por derechos de autor a través de redes P2P.

Y aquí, para muchos, empieza el debate. Si yo he pagado por un disco o una película, ¿por qué no puedo compartirla con mis amigos? Pero si todos hiciéramos lo mismo, ¿con qué se financiaría el próximo disco o película de ese cantante o director? Se podría empezar a divagar sobre muchas razones o argumentos a favor de unos u otros, pero todos sabemos que el principal protagonista de este debate vuelve a ser el dinero. Unos no quieren pagar tanto y otros, evidentemente, no quieren cobrar menos.

Estados Unidos quiere volver a incluir a España en la “Lista 301” de países piratas

Con las cifras encima de la mesa la balanza tampoco queda muy clara. Por ejemplo, centrándonos en el mercado del software, España tiene un 44% de programas sin licencia, lo que nos ubica a 11 puntos por encima de la media de la Unión Europea según los datos del IX Estudio global de la piratería. En este sentido, el estudio sobre “Los beneficios económicos de reducir la piratería de software”, señalaba en 2010 que si este porcentaje se redujera en 10 puntos en los próximos 4 años, España podría crear 2.500 nuevos puestos de empleo y recaudaría 471 millones de euros en impuestos derivados de su comercialización.

Podría ser que éste último número hiciera pensar a muchos que con un ajuste de los impuestos quizás se contribuiría a reducir el precio para los consumidores sin afectar a los bolsillos de los autores e, incluso, incrementaría las ventas. Pero trasladaríamos entonces el debate a cómo afectaría esta estrategia a los ingresos en las arcas del Estado…

Artículo publicado en www.50×7.com el 19 de febrero de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s