Princesas de porcelana

Era pequeña y esbelta. Sus largas piernas y su piel de porcelana la hacían la figura perfecta para interpretar aquel baile. Y giraba y giraba siempre al son de la misma canción. Y se resignaba a su condena, eternamente atada a aquella plataforma y aislada en su urna de cristal…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s