¡Lo conseguimos!

Sí, lo conseguimos. A pesar de que mucha gente no apostaba por nosotras y que incluso nosotras mismas teníamos nuestras dudas, ¡llegamos a Santiago! Después de 156 km. y de algún bache que nos quiso complicar el camino, cuando ves la primera torre de la Catedral la ilusión es tal que casi te olvidas de lo duro que ha sido y te quedas con las miles de experiencias que has vivido: has compartido el Camino con gente extraordinaria, has conocido decenas de peregrinos muy diferentes entre sí pero con el buen rollo por bandera, has encontrado lugareños que te han sacado más de una sonrisa o que te han enseñado que hay otra forma de vivir, has respirado naturaleza, has descubierto lugares que en otro momento hubieras denominado España profunda pero que ahora te parecen rarezas en peligro de extinción, has aprendido nuevas costumbres y has recordado que las apariencias engañan y, sobretodo, te han enseñado que tienes que estar siempre dispuesto a aprender cosas nuevas porque la gente, tú mismo y los lugares en los que compartes experiencias no dejaran nunca de sorprenderte…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s