15 de agosto de un año cualquiera

Porque para mi, el 15 de agosto siempre traerá recuerdos de viajes al sur, de  días compartidos con las abuelas y las tradiciones, de ermitas que se caen en pedazos, de vírgenes que hay que engalanar, de un niño que te mira como pidiendo que lo saquen de esa urna, de voces que lanzan quejíos al aire y, de repente, el silencio y la emoción. Y después, fiestas, rumbitas, bulerías y sevillanas. Y risas, muchas risas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s